Viernes 19 de Octubre de 2012

La “Maltinga”: malta con moringa

No votes yet
Inventaron la “Maltinga” en la Universidad de Matanzas. Así llaman los investigadores de ese centro a la bebida energética sostenible que nació en la planta piloto del departamento de Química e Ingeniería Química.
imagen_dentro_noticia

En esa pequeña instalación, los estudiantes hacían cerveza, malta y otros, durante sus prácticas de la asignatura Bioquímica, hasta que el Fondo Canadá-Cuba para Iniciativas Locales aprobó y financió la idea de elaborar mayores volúmenes a partir de productos y subproductos de industrias nacionales.

Según su coordinador y representante legal, el Doctor Marcelo Marcet Sánchez, el proyecto tiene varios atractivos. El primero es la sostenibilidad, con implicaciones positivas para el medio ambiente, pues la materia prima principal es el bagazo de malta –o afrecho–, un subproducto de la industria cervecera que se convierte en un residual muy agresivo si no se elimina rápidamente. En Cuba se producen alrededor de 20 mil toneladas cada año.

El afrecho conserva aroma a malta, una cantidad considerable de almidón sin hidrolizar y alrededor de un 20 por ciento de proteínas. Esas sustancias se recuperan por tecnología enzimática.

En un reactor, a una temperatura específica, se combina el bagazo con enzimas proteolíticas, que degradan las proteínas hasta aminoácidos. Y con enzimas amilolíticas, se aminoran los almidones hasta azúcares sencillos.

De esta manera rescatan valores nutricionales, además de aprovechar la esencia a malta que queda en el afrecho. Luego se mezcla con arroz malteado –puesto a nacer – y cuando el sistema enzimático se desarrolla hasta disminuir sus propios almidones, detienen dicha germinación con temperaturas y hacen una especie de caramelo, mediante la reacción química de azúcares con aminoácidos.

Después se le añade cierto dulzor con jugo de caña o azúcar.

Una vez que todo eso está macerado, agregan la moringa luego de otro proceso de extracción enzimática para recuperar vitaminas y proteínas. Así se mantiene a cien  grados Celsius, luego se enfría y filtra, para concluir con la carbonatación.

Según el profesor Marcet, es un paso  sencillo y corto.

Casi todos esos componentes generan energía a los seres vivos: resulta una bebida energética, que no debe confundirse con energizante, pues así llaman a otras con componentes frecuentemente sintéticos, causantes de efectos –a veces negativos– en el organismo.

Por otro lado, surgió la idea de hacer una infusión aparte y combinar las dos; y ahí entra la moringa, que es muy atrayente por­que tiene una serie de vitaminas, proteínas, etc.

El Fondo Canadá-Cuba para Iniciativas Locales cedió 21 mil dólares canadienses al proyecto llamado Producción de bebidas energéticas sostenibles a partir de productos y subproductos de industrias nacionales, que hoy se encuentra en fase de investigación.

Fue seleccionado entre muchos otros presentados en el país, por combinar varios aspectos de gran relevancia, como el impacto positivo en el medio ambiente.

Este lunes lo mostraron en el Fórum de Piezas de Repuesto, en la Universidad de Matanzas (UMCC), donde fue bien acogido por el grupo científico de esa institución.

Se desarrollará en la comunidad universitaria de la UMCC, con casi 4 mil estudiantes, más de 600 profesores y alrededor de 626 técnicos y trabajadores de apoyo y servicios. Todos ellos se beneficiarán con el consumo de la bebida, que comercializarán a bajos precios; y algunos aprenderán y trabajarán directamente en su preparación.

Para la producción a mayor escala y su posterior presentación, los responsables evalúan la posibilidad de compartirlo con organismos como LABIOFAM, que han manifestado gran interés. 

Esta bebida ha creado gran expectativa en sus albores. Es probable que en el futuro escuchemos más sobre ella. 

Enviar un comentario nuevo

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.