Ahorro en Medicina y Estomatología

Sin daños a la salud

José A. de la Osa
delaosa@granma.cip.cu

Recuperación en el ámbito sanitario es evitar, sin que implique daños a la salud, cualquier tendencia a desechar prematuramente, o dejar de rehabilitar, equipos médicos, estomatológicos y de laboratorio, mobiliario clínico, instrumental, como vía de lograr un uso más racional de los cuantiosos recursos que dedica el país a la prevención, atención médica y rehabilitación de cada ciudadano.

Como bien afirma un anuncio televisivo, la salud en nuestro país se brinda de forma gratuita, pero cuesta. Téngase en cuenta solamente que en el sistema sanitario se mantienen en funcionamiento 130 000 equipos médicos, estomatológicos y de laboratorio.

Foto: 
Raúl LópezEl país se propone este año remanufacturar y recuperar 150 unidades estomatológicas.

El licenciado Ney Quesada Vázquez, jefe de Recuperación y Sustitución de Importaciones del Centro de Ingeniería Clínica y Electromedicina (CICEM), puso como ejemplo que en los últimos tres años han sido recuperadas en el país 350 máquinas de anestesia, a un costo actual en el mercado internacional de alrededor de 30 000 dólares, mientras que el gasto en la recuperación asciende a unos 10 000, lo que representa un sustancial ahorro en divisas.

Citó también las 150 unidades estomatológicas que tienen previsto remanufacturar (hacer prácticamente nuevas) y recuperar en el presente año, con un valor de compra de alrededor de $2 700 la unidad, en moneda libremente convertible.

El CICEM dispone de una red de servicios técnicos integrada por 15 Centros Provinciales, 31 en municipios importantes y 56 ubicados en grandes hospitales, con la misión de asegurar el funcionamiento continuo y confiable de la tecnología médica, en los que se desempeñan 3 467 trabajadores, de los cuales 749 son ingenieros, 1 435 técnicos alcanzan el nivel medio (obreros, torneros, mecánicos) y los restantes personal de apoyo.

Una línea fundamental en la esencial labor que realiza ese Centro, está dirigida a la creación de brigadas de mantenimiento hospitalarias (en julio próximo estarán constituidas unas 60), a fin de impedir el deterioro del mobiliario clínico e instrumental, entre otros enseres, por falta de pintura, una soldadura e incluso un tornillo, mediante un sistemático programa de conservación.

Si tenemos en cuenta también que nuestros centros asistenciales disponen de más de medio millón de muebles clínicos, una simple operación aritmética indicaría los ahorros que pueden lograrse al evitar el desecho prematuro en ese solo rubro. Por ello, lo más importante en el ejercicio de los profesionales de la Ingeniería Clínica y Electromedicina es demandar el mayor número de mantenimientos posibles para disminuir así el proceso de recuperación, que siempre será mucho más costoso.

Aunque Quesada reconoció que la labor de recuperación y sustitución de importaciones que dirige el CICEM permitió al país el pasado año un ahorro de 5 millones 650 mil en moneda libremente convertible, es mucho más lo que podemos hacer, dijo, "si hacemos valedera la solicitud de la dirección del Ministerio de Salud Pública de recuperar todo lo recuperable en nuestro sector".

El directivo planteó que el desarrollo de esta labor, en el momento actual, está siendo obstaculizado por la "falta de fluidez" en la llegada a tiempo de los abastecimientos requeridos, no obstante contar con el debido financiamiento. "En los primeros meses del 2010, dijo, hemos incumplido los planes previstos para el presente año, atrasos que estamos en capacidad de recuperar en cuanto logremos destrabar las vallas burocráticas que lo han impedido hasta ahora".

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir