AGRICULTURA         

(29 de mayo de 2010)

Salto en la propagación del plátano

FREDDY PÉREZ CABRERA

Científicos del Instituto de Biotecnología de las Plantas (IBP), de Villa Clara, obtuvieron un resultado de trascendencia universal, al alcanzar la propagación de diversos tipos de plátano de alta demanda comercial, como el Cavendish Enano, el Gran Enano o plátano fruta y el FIAT 21, una variedad de mayor resistencia a la Sigatoca Negra. El proyecto se desarrolló mediante la novedosa práctica de la embriogénesis somática, la cual revoluciona las concepciones anteriores sobre el tema.

Este logro, fruto de más de 15 años de investigación, permite a nuestro país introducir a gran escala la expansión de esa vianda a través de la mencionada tecnología, según explica el doctor Rafael Gómez Koski, al frente del programa en ese prestigioso centro.

Foto del autorEn el plátano fruta las células se obtienen de sus flores; y en el de vianda, del chopo de la mata.

El procedimiento permite la reproducción de las células, que luego son convertidas en embriones, y eso propicia la creación de mayor cantidad de plantas de superior calidad genética, explicó el especialista. Por esa vía un volumen de cuatro mililitros de células es capaz de generar 10 000 plantas, mientras por el método anterior, a partir de la multiplicación de yemas auxiliares, se necesitarían 1 425 hijos de plátano in vitro para producir igual cantidad, detalló.

Otras ventajas del proceder resultan el aumento de los rendimientos de las plantaciones, una mayor resistencia a enfermedades como la Sigatoca Negra, la reducción del tiempo de propagación y de la variabilidad genética —por debajo del 1%—, mejor conservación de los embriones, así como la optimización de las biofábricas con que cuenta la nación, pues por este método una sola pudiera producir todas las semillas de plátano que necesita la agricultura, agregó el especialista.

 Fotos del autorPlantas creadas a partir de esta tecnología.

Boris Chong Pérez, investigador agregado del IBP, especificó que en la actualidad existen más de 200 000 plantas de las engendradas por esta vía, sembradas en empresas de siete provincias, entre las cuales se destacan las empresas La Cuba, en Ciego de Ávila; Lugardita, en Villa Clara, y Güines, en La Habana.

Con anterioridad, algunos países, como Bélgica y Francia, emplearon la tecnología, aunque con la única finalidad de lograr un mejoramiento genético. En el caso de los franceses, sí la emplearon para la propagación de la zanahoria, el café y la palma de aceite. Sin embargo, en lo referente a la difusión del plátano a escala comercial, solo Cuba ha logrado este resultado, asegura el doctor Koski.

ALTERNATIVA ANTE EL DÉFICIT DE SEMILLAs

Uno de los problemas más graves de la agricultura cubana es el déficit de simientes de calidad, libres de plagas y enfermedades y con altos potenciales productivos.

En ese sentido, la propagación de diversas variedades de banano y de plátano vianda por la vía de la embriogénesis somática, pudiera constituir una alternativa viable para resolver el añejo problema, reconoció el doctor Sergio Rodríguez, miembro del Consejo de Estado y director del Instituto de Investigaciones en Viandas Tropicales (INIVIT), de Santo Domingo.

Según precisó, con los métodos tradicionales una nueva variedad demora entre ocho y diez años para introducirse al campo y con esta técnica el plazo se reduce a tres años a lo sumo, con lo cual se disminuye el ciclo entre un resultado científico y su expresión productiva.

En el desarrollo de semillas por vías biotecnológicas, trabajan de manera cooperada el IBP, el INIVIT y varias biofáfricas del país, con prioridad para el plátano vianda, cuya semilla resultó muy afectada por la Sigatoca Negra, razón que obliga a una reposición más acelerada, al no poder disponer de plantaciones por más de un año, debido a que el hijo nace afectado por la enfermedad.

A través de este esquema se aceleran los índices de multiplicación —si los comparamos con las vías tradicionales—, debido a que toda semilla propagada asexualmente, al cabo de diferentes generaciones, va perdiendo potencial productivo. En cambio, con este método el embrión se crea a partir de una célula, que es la parte más joven de la planta, por lo cual es rejuvenecido el material de propagación y saneada la semilla infestada por enfermedades, explica el reconocido científico.

La marcha de este proyecto promete satisfactorios resultados en el sector, resta ahora aprovechar cada uno de sus beneficios para fortalecer e incrementar cada vez más la producción de alimentos, en este caso el plátano.

Ir al inicio

Subir