Remedios de cocina

Ante la falta de piezas, los mecánicos pinareños buscan alternativas para solucionar las roturas de las ollas y hornillas usadas en la cocción de los alimentos

Ronald Suárez Rivas

La situación no deja de ser complicada. Así lo indica la lista de los casos que no han podido solucionar y que Fidel Rodríguez, el administrador del laboratorio electrónico, (uno de los tres centros dedicados a la reparación de equipos del hogar en esta ciudad), conserva en una esquina de su buró.

"Pendientes de la entrada del localizador de la olla multipropósito tenemos 93 personas, y esperando por el borde superior otras 71", asegura.

Foto del autorLa reparación de estos equipos resulta vital en una provincia donde todos los hogares dependen de ellos para elaborar los alimentos.

No obstante, gracias al esfuerzo de técnicos y mecánicos, hoy es posible reparar una cifra importante de los medios empleados para la cocción de alimentos, a pesar de la falta de piezas de repuesto que se viene padeciendo desde hace meses.

En total, más de 20 componentes de la olla multipropósito, la arrocera y la hornilla entregadas a cada núcleo familiar de esta provincia en el marco de la Revolución Energética, para sustituir los fogones de gas licuado o queroseno, son recuperados aquí mediante adaptaciones concebidas en las diferentes unidades de servicio.

Foto del autor

Foto del autor

Los mecánicos de los talleres de servicio buscan soluciones para
las piezas deficitarias.
Gracias a las innovaciones siguen prestando servicio a pesar de la escasez de piezas nuevas.

Teobaldo González, el administrador del Taller Central de la ciudad de Pinar del Río, lo afirma categórico, "si no fuera por las innovaciones, habría cientos de ollas y cocinas rotas".

Entre el largo listado de los aditamentos que se pueden reactivar figuran el timer, la resistencia, el cuerpo de la válvula, el recipiente, y los termostatos de presión y de mantenimiento de la olla multipropósito.

También las resistencias de 45 y 700 watts, el termostato con muelle y el cuerpo del gabinete de la olla arrocera, y el control de la hornilla.

Compartir las experiencias

Las soluciones, aplicadas hasta ahora de manera aislada, comienzan a generalizarse en la totalidad de las unidades de la Empresa de Servicios Personales, Técnicos y del Hogar, tras la realización de un evento de capacitación donde los innovadores presentaron sus trabajos ante mecánicos de los 14 municipios de Vueltabajo.

"La intención es que en todos nuestros talleres se conozcan las diferentes alternativas para acometer una reparación", explica Liliana Manso, responsable de la actividad científico-técnica en la entidad pinareña.

Según la funcionaria, desde el inicio de la entrega de electrodomésticos, hace más de cuatro años, los técnicos trabajan en la recuperación de varias de sus partes. "Algunos clientes lo preferían, porque era más económico. Además, ayudaba a reducir importaciones".

Pero en los últimos meses, esta labor ha ganado protagonismo ante la carencia de repuestos en los almacenes.

"El énfasis recayó en el módulo de cocción, por ser el de mayor índice de roturas", comenta Liliana.

De acuerdo con los datos de la Empresa de Servicios, solo de esos tres artículos, el número de los componentes que se logra recuperar asciende a 26.

Hay piezas que no entran hace más de tres meses. Por lo tanto si no fuera por el esfuerzo de los mecánicos, sería muy difícil atender a la población que acude masivamente a nuestros talleres, añade.

En todas las unidades, la indicación es mantener el servicio a pesar de la escasez de repuestos. "Las adaptaciones no son tan duraderas como resultaría la colocación de piezas nuevas, pero resuelven el problema", asegura Yosvany Cantero, jefe del Taller Central, donde se llega a reparar diariamente hasta 400 aparatos.

Uno trata de inventar porque sabemos que un cliente que regrese a su casa con un equipo roto, significa una familia en apuros para cocinar, agrega Richard Álvarez, uno de los innovadores más destacados del laboratorio electrónico.

Todos los días, Richard arregla entre 10 y 20 aparatos. A la mayoría, según dice, apremiado por la necesidad, debe hacerle adaptaciones.

Seguir innovando

Con el propósito de respaldar el trabajo, también se dan pasos para la fabricación de algunos aditamentos en el taller de maquinado.

En la actualidad, cuando un componente no se puede reactivar en las unidades, por presentar un alto grado de deterioro, es enviado a este centro, donde un grupo de especialistas trata de aprovecharlo. "A veces con tres piezas viejas se arma una", explica Richard.

Junto a esa importante labor, ahora existe el propósito de obtener completamente algunos componentes como el recipiente de la olla multipropósito.

Al mismo tiempo, la Empresa de Servicios ha orientado que los técnicos realicen acciones de mantenimiento en las comunidades, a fin de reducir el índice de roturas y de esa manera alargar la vida útil de los equipos.

Con tales acciones se espera un descenso de la cifra de personas que acuden a los talleres, y al mismo tiempo, facilitar el trabajo de mecánicos como Yosvany Martínez, quien echa mano a su destornillador, y mientras se reúnen los datos para este reportaje, logra que a pesar de la falta de piezas nuevas, la olla de Yumisleidys Castañeda vuelva a funcionar, a tiempo para preparar la cena de esta noche.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir