¿Puede, en verdad, ahorrar energía cada hogar?

Lo que hace una familia tunera confirma la total factibilidad de ese empeño en el sector residencial cubano

Pastor Batista Valdés

LAS TUNAS.— Hace apenas unos días, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez llamó desde Villa Clara a acentuar acciones e ideas para enfrentar el derroche de energía en todas las viviendas del país, cuya contribución se torna vital durante el año entero con mayor énfasis aún en los meses del verano, cuando los niveles de consumo tienden a aumentar.

Foto del autorLa lectura del metro, cada día, permite llevar control del consumo y actuar en consecuencia.

Las experiencias que desde finales del pasado año aplica la familia Hernández Chieng, en la oriental provincia de Las Tunas, son una clara evidencia de lo que modestamente se puede hacer en cualquier (y todo) hogar.

Empiezo a tomar nota y¼ primer dato curioso: quienes hoy llevan "la voz cantante" en pos del ahorro eléctrico dentro del núcleo familiar ya no son Melán Chieng y el esposo, sino sus hijos Jaime (16 años de edad) y la pequeña Suislang (sexto grado de escolaridad).

"La situación ha cambiado mucho desde que mis padres empezaron a hacer cosas para ahorrar energía —explica Jaime. Lo primero fue leer el metro contador para tener control del consumo. Yo aprendí rápidamente y esa tarea es mía. Aquí, en este gráfico, anoto cada día la lectura, el gasto y el acumulado.

"Recuerdo que una de las primeras medidas fue desconectar el refrigerador por las noches. Eso siempre lo hacía el último en acostarse. Ahora lo estamos haciendo por la tardecita, sobre todo de lunes a viernes: el primero que llega a la casa, de la escuela o del trabajo, desconecta el equipo de 5:00 a 9:00 de la noche, que es cuando más se dispara el consumo.

"De todos modos con los meses de más calor volveremos a apagar el refrigerador antes de acostarnos para compensar un poco el gasto que provocan los ventiladores en las habitaciones donde dormimos."

Con notable dominio de esos temas, el joven estudiante de preuniversitario también refiere el uso mucho más adecuado que hoy se le da a la turbina eléctrica. Antes la empleaban casi diariamente. Ya no. Cuando entra "agua de la calle" llenan el tanque desde el mismo fregadero, mediante una pequeña manguera que enlaza la llave por donde llega el preciado líquido con otra conectada al referido depósito.

Tal vez vecinos y visitantes ignoren que si en diez ocasiones alguien desea tomar agua, no es necesario abrir tantas veces el refrigerador, gracias a que fuera de él, sobre una bandeja, suele haber un pomo a punto de congelación, listo para saciar la sed.

Ambos hijos coinciden en que son varias las ideas que se aplican en el hogar gracias a la iniciativa de sus padres. Hoy, por ejemplo —relata Jaime— solo empleamos una lámpara en la sala, y no dos como antes. En la cocina sustituimos una por un bombillo ahorrador: más económico. Cuando vamos a comer apagamos el televisor. Nunca vas a encontrar un ventilador funcionando solo en el cuarto, mi mamá usa la lavadora y la plancha una vez a la semana¼

"Como resultado de todo eso el consumo ha disminuido muchísimo en nuestra casa. Por estos mismos días del pasado año empleamos 210 kw h y mi papá pagó 81 pesos. Sin embargo, el cobro de corriente ahora estuvo sobre los 10 pesos."

Dos poderosas y muy prácticas razones han motivado al matrimonio Hernández-Chieng para ceñirse el cinturón en torno a la red eléctrica hogareña. Primero: tienen conciencia de que "solo atajando el derroche se puede ayudar de verdad a la economía nacional y evitar el apagón. Segundo: vivimos de nuestro salario y, como ha dicho Raúl, no podemos darnos el lujo de gastar más dinero del que ingresamos.

"Y no es que nos limitemos. Aquí hacemos lo mismo que cualquier otra familia cubana: vemos televisión, escuchamos música, usamos los ventiladores, el refrigerador, nos iluminamos bien, utilizamos el módulo de cocción de alimentos, la turbina, otros equipos¼ pero hemos comprendido que si de verdad queremos ahorrar, hay que convertir ese propósito en acciones concretas y en un hábito de todos los días."

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir