Actualizado 4:45 p.m. hora local

Potenciarán campesinos cubanos sustitución de importaciones

El equipo Orientales ganó este martes tres títulos en la segunda jornada del torneo de remo de la V Olimpiada del Deporte Cubano, y pasó a comandar la tabla de posiciones con cinco medallas de oro.

Esto último y el desarrollo de cultivos y producciones que coadyuven a nuevas exportaciones, constituyen vías fundamentales de apoyo de ese sector a la economía de la isla, reporta Prensa Latina.

Como se analizó en el X Congreso de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), que acaba de concluir, los sectores cooperativos contribuyen a esos fines con más volúmenes de leche, maíz y carnes, entre otros.

Buena parte de los cerca de 40 acuerdos adoptados por la comisión sobre producción y economía están estrechamente dirigidos a lograr menos importaciones y promover renglones exportables, a partir de la elevación de la eficiencia en las labores.

Incrementar la producción de arroz, frijoles, maíz, leche, cárnicos, café y otros cultivos, así como el desarrollo de la base nacional de alimentación animal, es el camino más eficaz para ahorrar la erogación de cerca de 800 millones de dólares por concepto de adquisiciones en el exterior.

En las conclusiones del evento, cuya jornada final estuvo encabeza por el presidente cubano, Raúl Castro, fueron planteadas de manera diáfana por el vicepresidente del Consejo de Ministros y titular de Economía de Planificación, Marino Murillo, algunas de las tareas que podrían coadyuvar al reemplazo de esos gastos.

Resalta en ese sentido, por ejemplo, entre las orientaciones para materializar esos propósitos, ejecutar un programa de siembra de maíz no menor a las 100 mil hectáreas por año.

Tal recomendación se formula teniendo en cuenta las condiciones positivas de ese cultivo en el país, fundamentalmente en la época de primavera, y la conveniencia de desarrollarla en rotación con otros como la caña y el tabaco.

Otro de los acuerdos aprobados en la comisión mencionada, tiene que ver con la plantación de soya en el sector cooperativo y campesino, el cual tiene grandes potencialidades para fomentar esa leguminosa, que constituye un inestimable forraje por su elevado contenido proteínico.

El objetivo es ejecutar un proyecto de largo alcance destinado fundamentalmente al consumo animal.

Los campesinos hoy son la fuerza más productiva en el agro cubano, al agrupar el 60 por ciento del ganado vacuno y aportar el 70 por ciento de los alimentos producidos en el archipiélago.

Tradicionalmente, en particular en los años 80 del anterior siglo, el país utilizaba grandes volúmenes de fertilizantes químicos suministrados por la desaparecida Unión Soviética y otros socios comerciales del ex campo socialista del Este europeo.

Ese tipo de abono así como plaguicidas de esa naturaleza, incompatibles en gran medida con el medio ambiente y cuyos precios en el mercado internacional crecen constantemente, tienen como alternativa de uso, productos orgánicos y bioplaguicidas, amigables con la ecología.

No es fortuito por ello que uno de los lineamientos emanados del congreso, sea, precisamente, dar la mayor prioridad al programa de desarrollo de los fertilizantes naturales (biofertilizantes).

Asociado a ello está realizar un trabajo conjunto con el Ministerio de la Industria Básica en cuanto a una proyección integrada destinada a acrecentar la producción y uso de fertilizantes en el país.

Tampoco es casual que los campesinos abogaran por un mayor compromiso en el acopio de los frutos cosechados, sus excedentes y producción no contratada, para desarrollar la pequeña industria de procesamiento de alimentos, en lo cual tienen grandes experiencias.

En ocasiones se adquiere del exterior mermeladas y otros productos enlatados que pueden elaborar aquí e incluso exportar.

Por otra parte, en correspondencia con los resultados de la crianza de cerdos y producción de esta carne y sus elevados gastos en divisas por importación de pienso, se acordó en el evento que los crecimientos que se obtengan en ese renglón se realicen sin efectuar más compras en el exterior.

En ese propósito es fundamental continuar el desarrollo de los convenios con los productores en esa esfera, sin ampliar la venta de alimentos importados.

Además, ante las perspectivas favorables observadas en el avance del programa porcino, se acordó extender de inmediato sus experiencias a las diferentes especies de ganado menor.

Hay cooperativas de producción agropecuaria y de créditos y servicios agrupadas en un movimiento cuyo propósito en lograr ventas al Estado de 100 mil toneladas o más de carnes de cerdo.

Similares competencias fraternales existen en las esferas del arroz, leche y otras, para contribuir a la seguridad alimentaria nacional y a la sustitución de importaciones.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir