Primera escogida en una cooperativa

Muchos votos a favor, ninguno en contra

RONALD SUÁREZ RIVAS

PINAR DEL RÍO. — A 18 años del paso, a modo de experimento, de una de las 146 escogidas de Vueltabajo a manos de una Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA), la iniciativa sigue contando con muchos votos a favor y ni uno solo en contra.

De esa manera, se le permitió a una estructura de base cerrar el ciclo productivo desde la fase agrícola hasta la preindustria, un proceso que en el resto de la provincia permanece dividido —y susceptible de conflictos— entre cooperativas, Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) y empresas estatales.

Al término de la cosecha, por espacio de unos seis meses, varios miles de mujeres se emplean en las escogidas, donde se “beneficia” el tabaco.

Daniel Suárez, presidente de la CPA Eliseo Caamaño, recuerda que la experiencia se inició en 1992 en esa unidad, con más de 600 socios y 16 caballerías dedicadas al cultivo del tabaco.

"Entonces teníamos alrededor de un centenar de mujeres que cuando terminaba la campaña se quedaban sin contenido de trabajo. La mayoría debía agenciarse una contrata fuera de la cooperativa y eso limitaba el control, la disciplina, e impedía disponer de ese personal si se presentaba cualquier eventualidad."

A efectos de la CPA, la posibilidad de "beneficiar" la cosecha —como se denomina la labor realizada en las escogidas, consistente en la clasificación de cada hoja según los requerimientos de la industria—, eleva el valor de la producción y reporta, por tanto, mayores utilidades.

"Ello permite subsidiar una serie de actividades como el servicio de maquinaria, taller, herrería, el transporte, precisa Daniel.

"Si no la tuviéramos, no podríamos absorber una fuerza que, después de terminar la campaña, no hay dónde ubicar. O sea, más de 150 personas estarían sobrando durante unos seis meses."

Pero las ventajas no se reducen a la cooperativa. Enrique Cruz, al frente de la dirección de Tabaco en la provincia, destaca también la eliminación de las "exageradas mermas" que se presentan en algunas empresas. Se refiere a la disminución del número de quintales que suele existir al terminar el proceso de "beneficio" y que responde a varios factores, como el exceso de humedad en el tabaco o las imprecisiones en la compra a los campesinos.

"Al eliminarse el eslabón de una empresa estatal que compra el tabaco por un muestreo muy pequeño —de toda la producción, solo se revisa una ínfima parte—, disminuye el riesgo de que la adquisición sea inexacta. Además, el robo se reduce prácticamente a cero."

Así lo confirman las cifras. Según las estadísticas oficiales, el resto de las escogidas de Consolación del Sur promedian más del triple de merma que la reportada por la CPA Eliseo Caamaño.

DESDE ABAJO

José Rodríguez se había acabado de jubilar cuando le pidieron regresar al trabajo y asumir la administración de la nueva escogida. "Me comprometí a hacerlo por poco tiempo, hasta que la actividad estuviera encaminada... y todavía estoy aquí", recuerda este hombre que con casi 80 años de edad, sigue llevando las riendas de la instalación.

"Al cabo de algunas semanas, Fidel vino a visitarnos. Fue algo tremendo. Me hizo mil preguntas, interesado en los beneficios de esta iniciativa para la cooperativa y para los trabajadores.

"Le dije que sería muy provechoso para todos, y la vida lo ha demostrado."

Miraida Perdigón asiente con la cabeza, y sin levantar la vista de la mesa donde separa las hojas en distintas clases atendiendo a su textura, tamaño y color, afirma: "Esto ha sido una bendición para nosotros porque cuando termine la cosecha tendremos trabajo".

Pese a todos sus beneficios —asegurar mayores dividendos a la base productiva, incrementar la calidad del tabaco a partir de un manejo más eficiente, eliminar las contradicciones existentes en el proceso de compra-venta entre los agricultores y las empresas estatales, y favorecer la estabilidad de la fuerza laboral—, la experiencia de cerrar en una misma unidad el ciclo productivo del tabaco hasta la preindustria no ha vuelto a repetirse en Pinar del Río.

Dieciocho años después de su primera aplicación en la CPA Eliseo Caamaño, solo existe un buen ejemplo y muchas expectativas sobre las ventajas que se pudieran obtener.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir