Muchos poquitos suman riquezas

JORGE LUIS MERENCIO CAUTÍN

BARACOA, Guantánamo.— La diversidad de cultivos, estrategia de siembra tantas veces requerida a las entidades agrícolas, por su impacto en las cosechas y la rentabilidad, se ha convertido en la columna vertebral de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) Eraldo Martínez Quiroga.

Fotos del autorLa producción cunícola, iniciada a fines del pasado año, rebasa los 70 animales.

Hasta hace pocos años, ese colectivo, ubicado al norte de la Ciudad Primada de Cuba, limitaba su producción a cuatro renglones: leche, viandas, carnes vacuna y ovina, los cuales no le aseguraban resultados favorables.

La necesidad de revertir la situación y mejorar el bienestar de sus integrantes, conllevó a que en el 2008 la nueva administración, encabezada por Juan Terán Barrera, incursionara en otras producciones.

Entonces, sin desatender sus renglones tradicionales, ampliaron sus esfuerzos a la crianza de animales, para lo cual adquirieron conejos, pavos, patos, gallinas serranas y chivos de buen potencial genético, con el objetivo de fomentarlos.

Fotos del autorAlberto Milián muestra orgulloso el área de arroz que atiende.

La carencia de tierras llanas para el desarrollo de los cultivos varios nos motivó a diversificar la producción e incrementarla mediante la suma de muchos poquitos, comenta el administrador.

La variedad de renglones —asegura Terán— ya propicia un cambio en los resultados económico-productivos de la cooperativa y, consecuentemente, en el bienestar de sus integrantes, quienes mejoran sus ingresos y la alimentación.

Los cooperativistas están ahora más motivados a trabajar, pues perciben mejor el beneficio de su esfuerzo, sostiene el administrador y apunta que ya el pasado año obtuvieron más de 48 000 pesos de ganancia.

El 2009 —argumenta— solo fue el anuncio de lo mucho que podemos avanzar. Todavía tenemos reservas productivas, como lo demuestra la reciente incursión en la producción de carne de cerdo, mediante un convenio con la Empresa Porcina.

SIEMBRA DE ARROZ Y CEBA DE TOROS

A estas dos producciones, a las cuales ningún colectivo agrícola debiera dar la espalda, también se ha sumado la UBPC Eraldo Martínez.

En el caso del arroz, tienen la experiencia de una modesta cosecha realizada el pasado año, la cual los motivó a sembrar una nueva área, lista para recolectarse en julio próximo.

El propósito es aprovechar cada bajío en el fomento del arroz, y sumar pequeñas áreas para luego suplir, en lo posible, el suministro estatal que recibimos de ese alimento, en cuya compra nuestro país invierte mucho dinero, argumenta Alberto Milián Guilarte, encargado de ese cultivo en la cooperativa.

En el pasado mes de abril, los integrantes del colectivo se incorporaron a la ceba vacuna. Lo hicieron con animales de la propia UBPC. "Es un paso modesto, pero seguro, pues crea la base para futuros crecimientos en una actividad tan rentable", opina Daimara Coutín Pérez, médica principal.

Además de la crianza de distintos animales, disponen de un organopónico o huerto intensivo, un centro de lombricultura y otros abonos orgánicos, un área de frutales con no menos de 30 especies, y mantienen un destacado desempeño en el uso y conservación de la tierra.

Más allá de los beneficios económico-productivos, la diversidad de renglones trae otros reconocimientos a la UBPC Eraldo Martínez. Por el desarrollo de los 12 subprogramas básicos está propuesta para recibir la condición de Excelencia en la Agricultura Urbana y Suburbana.

Apenas 22 cooperativistas asumen las labores, cuya entrega le imprime otro impulso a la producción de alimentos, tarea a la que está abocado el trabajo de estos hombres y mujeres del campo.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir