Innovación camagüeyana para ahorrar energía en la cocina cubana

Miguel Febles Hernández

El espíritu innovador, las ansias de sentirse útiles y hasta un poco de locura, en el buen sentido de la palabra, unieron a dos amigos del poblado de Sibanicú, en Camagüey, para concebir, fabricar y poner a prueba, con excelentes resultados, un aditamento que, de generalizarse, puede representar un significativo ahorro de electricidad para el país.

Andrés San Román Cabrera (70 años, carpintero) y Juan Delgado Medina (55 años, mecánico automotor) son los autores del trabajo relacionado con la elaboración de un dispositivo que se coloca debajo de la resistencia de la hornilla eléctrica de 1 200 watt, para lograr una mayor eficiencia en la cocción de alimentos.

Foto: Jorge Luis TéllezJuan y San Román, dos soñadores con los pies bien puestos sobre la tierra.

"Ese fue nuestro principal propósito —comenta San Román—, si se tiene en cuenta que este es el equipo más gastador de corriente del módulo entregado a la familia cubana como parte de la Revolución Energética. Por tanto, nos dimos a la tarea de buscar la mejor manera de aprovechar el calor que emana de su resistencia.

"Así, haciendo múltiples pruebas, llegamos a la composición que consideramos más adecuada, a base de barro o arcilla, amianto en polvo, un poco de miel de purga y agua, todo mezclado en proporciones bien definidas y llevado a moldes de madera que elaboramos aquí mismo, en la carpintería."

Tales acciones transcurren en el patio de la vivienda de San Román, convertido en polígono principal de la experiencia, donde trabajadores sociales y otros jóvenes de la localidad ofrecen su apoyo —y aprenden a la vez— en el proceso de confección manual del aditamento, que dura siete días aproximadamente.

LOS RECIBOS NO MIENTEN

Al obtener resultados positivos con los primeros prototipos, los dos innovadores decidieron extender el estudio a 31 viviendas del área residencial de Sibanicú.

"Quizás al principio —recuerda San Román— algunos nos tildaron de locos o soñadores. Realmente, como decimos los cubanos, nos metimos en un charco hondo. Sin contar con nadie, fuimos a los edificios, hablamos con las familias, las convencimos y todas aceptaron participar en la comprobación."

El experimento comenzó en julio del año pasado y desde entonces, mes tras mes, se apreció una disminución promedio del consumo por vivienda entre 18 y 20 kwh, sobre todo entre las familias que aprovecharon al máximo las bondades del aditamento.

Incluso José Castiñeiras Castro, presidente de la ANIR en Sibanicú, entusiasmado con la inventiva adquirió un aditamento, y decidió comprobar si realmente eran tales las ventajas:

"Debo confesarle que desde entonces hago la lectura diaria del contador, por lo que puedo asegurar que, como promedio, he bajado 1 kwh por día en el consumo, además de su efecto beneficioso en la protección de la resistencia, los cables, las conexiones y el propio mueble de la hornilla."

LA IDEA COBRA NUEVOS ADEPTOS

"Nosotros estamos trabajando —enfatiza Juan Delgado— para cubrir la demanda de Sibanicú. Hasta la fecha, ya se distribuyeron 1 685 dispositivos, con los cuales quedaron selladas siete circunscripciones de la cabecera municipal."

El propósito, ya en marcha, es preparar nuevos moldes para extender la producción a los otros seis consejos populares de la localidad, con el concurso de los trabajadores sociales y el respaldo de los delegados del Poder Popular. Según cálculos de San Román, sería suficiente si en cada lugar se elaboraran 40 aditamentos diarios de forma manual.

"Mientras más rápido lo generalicemos —asegura el veterano innovador— mayor será el ahorro para el país. Solo en Camagüey se distribuyeron más de 236 000 hornillas."

especialistas de varias provincias se han interesado en el asunto y comienzan a elaborar variantes para generalizar la experiencia.

Sería esta una excelente manera de reconocer, con hechos concretos, el aporte de hombres como Andrés San Román Cabrera y Juan Delgado Medina.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir