INVESTIGACIONES     

(21 de enero de 2012)

Centro de Inmunología Molecular

Hacedores de una profecía

Orfilio Peláez
pelaez@granma.cip.cu

Nacido en 1991 dentro de una pequeña área experimental del Instituto de Oncología y Radiobiología, el Centro de Inmunología Molecular (CIM) es hoy un verdadero paradigma de la industria biotecnológica cubana, cuyas instituciones incorporaron desde un principio el concepto de trabajar a ciclo completo: asumir la investigación, producción y comercialización de sus resultados.

fotos: Yaimí RaveloDoctor en Ciencias Agustín Lage Dávila, director del Centro de Inmunología Molecular.

Con un colectivo integrado por alrededor de mil trabajadores, en el recién finalizado año las exportaciones de la entidad perteneciente al Polo Científico del Oeste de la capital, crecieron en un 11 % con respecto al 2010, la productividad del trabajo sobrepasó los 130 000 pesos por trabajador, y se puso en marcha la nueva planta de anticuerpos monoclonales, que recibió la certificación de Buenas Prácticas de la agencia regulatoria cubana (CECMED), de la brasileña y de la empresa japonesa Daiichi-Sankyo.

También resulta oportuno mencionar el notable incremento en la fabricación de la Eritropoyetina humana recombinante para el tratamiento de la anemia por insuficiencia renal crónica, lo cual garantiza la cobertura total de ese producto a cada paciente cubano que lo requiera, y representa una importante contribución a los ingresos en divisas del CIM al llegar a más de doce naciones.

NOVEDADES EN LA INVESTIGACIÓN

Para el Doctor en Ciencias Agustín Lage Dávila, director fundador del Centro de Inmunología Molecular, el 2011 se caracterizó por la consolidación de importantes ensayos clínicos iniciados anteriormente y que ahora generaron respuestas promisorias.

fotos: Yaimí RaveloEl sentido de compromiso con la sociedad explica la consagración del colectivo de trabajadores, cuya edad promedio es de 35 años.

"El anticuerpo monoclonal humanizado Nimotuzumab-R3, utilizado desde hace un tiempo en la terapia de tumores avanzados de cabeza, cuello y cerebro, en combinación con radioterapia y/o quimioterapia, continuó mostrando señales alentadoras en esas indicaciones y obtuvo también su registro para combatir neoplasias de esófago de origen epitelial."

Actualmente, precisó el reconocido científico, el producto lo estamos usando en ensayos clínicos para otras once localizaciones de cáncer, entre ellos los de pulmón y cuello del útero, donde con carácter preliminar arroja evidencias terapéuticas muy estimulantes.

Fuera de nuestras fronteras ya tiene registro en 25 países, y se hacen ensayos clínicos en naciones altamente desarrolladas, como Japón y Alemania, indicó el doctor Lage.

Sobre el estado actual de las investigaciones referidas a la vacuna terapéutica CIMAVAX-EGF contra el cáncer de pulmón avanzado, manifestó que en el 2011 terminó un ensayo clínico FASE III en 351 pacientes, mostrando resultados estadísticamente favorables en cuanto a prolongar la supervivencia de los enfermos.

Explicó que debido a su baja toxicidad al no provocar los desagradables efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia, el tratamiento con este producto se llevó el pasado año al nivel primario de atención médica y se aplicó a unos 500 pacientes en más de 60 policlínicos.

Al abundar sobre el tema, el director del CIM precisó que dada la multiplicidad de factores causantes del cáncer, encontrar una forma única de curarlo es sumamente difícil, por eso el propósito de las vacunas terapéuticas es tratar de mantener el tumor controlado por largos periodos, retrasando o impidiendo su progresión.

"Se trata en esencia de convertir el cáncer avanzado en una enfermedad crónica que pueda mantenerse bajo control durante mucho tiempo, como sucede con la diabetes y la hipertensión arterial, por mencionar algunos ejemplos, propiciándoles a los enfermos más años de supervivencia con una calidad de vida aceptable que les permita trabajar y hacer las mismas actividades de una persona no enferma."

En estos momentos estamos ensayando la CIMAVAX-EGF en neoplasias de próstata, y trabajamos en un segundo producto de estas características para el propio carcinoma del pulmón.

De lograr los resultados esperados, enfatizó, podríamos obtener su registro en el transcurso del 2012 y Cuba dispondría así de dos vacunas, que junto al anticuerpo monoclonal NIMOTUZUMAB-R3, y otros productos, propiciaría el diseño de combinaciones terapéuticas más eficaces contra esta enfermedad que ya es la primera causa de muerte en diez provincias del territorio nacional.

COMPROMISO Y MOTIVACIÓN

En opinión del doctor Agustín Lage, el despegue científico y productivo del CIM va más allá del alto nivel profesional de sus investigadores y técnicos. Aquí, señala, hemos alcanzado un equilibrio entre ambas actividades, hay un esfuerzo permanente de aprendizaje, de intercambiar conocimientos, abordar temas novedosos, y concedemos a las ciencias básicas la prioridad que merecen.

Ya en el plano individual, logramos promover una cultura de la motivación en cada trabajador, sobre la base de que comprendan el valor humano de su labor, cuántas vidas pueden salvar o prolongar, y la contribución que pueden hacer al de-sarrollo del país. Ese sentido de compromiso con la sociedad explica más que nada el esfuerzo y la consagración del colectivo.

Cuando el Comandante en Jefe de la Revolución cubana inauguró el entonces nuevo edificio del Centro de Inmunología Molecular, hace 17 años, dijo con orgullo que su apertura en pleno Periodo Especial no era un lujo, sino una promesa de salud para el pueblo y de ingresos para nuestra economía. Tal profecía se hizo realidad.

Ir al inicio

Subir