Frena la burocracia producción de carne porcina en
la capital

Presidió Machado Ventura plenos de la ANAP en las provincias habaneras

Juan Varela Pérez
juan.pvp@granma.cip.cu

Foto: Otmaro RodríguezLas trabas burocráticas que enfrentan los campesinos en Ciudad de La Habana para producir carne de cerdo fue uno de los temas principales discutidos en el pleno de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), celebrado este domingo en la capital.

Este planteamiento generó un amplio debate en el cual intervino José Ramón Machado Ventura, miembro del Buró Político y Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Los campesinos criticaron los "diabólicos" mecanismos que frenan el interés por incrementar este alimento y la posibilidad que existe para ello en áreas capitalinas.

Al conocer que son varios los organismos involucrados en este increíble freno productivo, Machado Ventura afirmó que la solución no puede dilatarse, y que debe ser el delegado de la Agricultura el rector de la actividad y exigir que los responsables respondan de inmediato y adecuadamente.

Pese a las gestiones realizadas por los interesados, no acaban de ponerse de acuerdo el Instituto de Recursos Hidráulicos, Salud Pública, Planificación Física y el Instituto de Medicina Veterinaria.

El Primer Vicepresidente cubano señaló que llegó la hora de eliminar todas las trabas y conciliar criterios para llevar adelante la producción de carne porcina.

Eliminar cuanto entorpezca la producción agropecuaria

El sábado, los cooperativistas y campesinos de la provincia de La Habana reiteraron la necesidad de planificar mejor las siembras, realizar cosechas a tiempo y perfeccionar el sistema de comercialización.

El Pleno de la ANAP, celebrado este fin de semana en Güira de Melena, fue presidido por José Ramón Machado Ventura.

Durante los debates hubo consenso con respecto a que en las contrataciones deben aparecer las obligaciones de cada una de las partes, tanto en lo concerniente a la venta de insumos y la asignación de envases como los precios de acopio, todo ello sin dejar de precisar las formas de pago y los servicios a prestar.

Al respecto, Machado Ventura explicó que estas inquietudes son conocidas por la Dirección del país y que se estudian posibles soluciones y variantes, no obstante las actuales limitaciones.

Estamos conscientes, dijo, de que urge eliminar cuanto entorpezca la producción y comercialización y asegurar lo mas importante: aprovechar al máximo los recursos que tenemos, y entre ellos las más de 55 000 hectáreas de tierras entregadas en usufructo y las 30 000 que aún permanecen ociosas.

La Habana es responsable de cerca del 30% de todos los cultivos varios que produce el país, cuyo mayor peso recae, precisamente, en los cooperativistas y campesinos.

Orlando Lugo Fonte, presidente de la ANAP, insistió en la importancia de extender la experiencia del llamado policultivo, fortalecer para tiempo de sequía la base alimentaria del ganado, incrementar las relaciones entre los dirigentes y la base, impulsar la siembra de café intercalado con otros cultivos y repetir lo alcanzado con la venta directa de leche en las bodegas.

Ulises Guilarte de Nacimiento, primer secretario del Partido en la Habana, calificó de decisiva la participación del sector en la alimentación del pueblo, y coincidió con los delegados que se quejaron de las dificultades que persisten en la comercialización —tanto en la capital como en la Habana— y que, en ocasiones, no favorecen el suministro de productos frescos.

Se insistió en la conveniencia de aplicar, lo antes posible, un sistema de comercialización que facilite la llegada de los productos a los mercados con inmediatez y calidad, y erradicar la excesiva manipulación a la que son sometidos actualmente.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir