Estocada a las importaciones

Ortelio González Martínez

En el 2004, 21 entidades cubanas importaban papas prefritas de diferentes procedencias, especialmente de Holanda, España y Francia para satisfacer la demanda nacional en todos los polos turísticos y las tiendas recaudadoras de divisas.

Fotos del autorLas papas prefritas son agradables al paladar.

Hoy en la Empresa Industrial del Cítrico de Ceballos, ubicada en Ciego de Ávila, se ha puesto en marcha la única fábrica de papas prefritas del país, y que contribuye a disminuir considerablemente las importaciones de ese alimento que según directivos del sector, podrá responder a toda la demanda nacional.

La fábrica avileña, tiene un plan de procesamiento ascendente a 5 000 toneladas de papas para la actual campaña, suficiente para obtener las más de 2 000 prefritas, que según los entendidos posibilita además, ventas que se realizan a la población en moneda nacional en diferentes puntos estatales.

Domingo Escalante Pérez, director de la empresa antes mencionada, precisó que al iniciarse las compras de este producto, Cuba importaba de Holanda importantes cantidades y, de acuerdo con el precio de aquellos momentos en el mercado internacional, debió erogar casi un millón de dólares. Sin embargo, desde hace unos tres años, esa cifra se redujo a cero.

LA AGRICULTURA Y LA INDUSTRIA RESPONDEN

Si bien en los inicios las entidades agrícolas no cumplían con la exigencia en la obtención de la materia prima fresca, ni con las características exigidas por el proceso industrial (materia seca, azúcares reductores y el tamaño adecuado), el esfuerzo en el sector agrícola hoy permite abastecimientos con excelente calidad.

En la línea predominan las manos femeninas.

Lo novedoso es que los garantizan las empresas avileñas de cultivos varios La Cuba, Juventud Heroica, Arnaldo Ramírez y El Mambí, razón por la cual no es necesario traer el tubérculo de otras provincias. A ello se agrega la creación de la infraestructura óptima para la transportación del campo a la industria, incluso, con el alistamiento de un frigorífico especializado para guardar el producto.

Escalante argumenta que desde el 2006 los productores lograron el adecuado manejo de la tecnología del cultivo de la papa Santana, que por sus características es la única variedad que actualmente procesan.

Lo corrobora Carlos Blanco Sánchez, director de La Cuba, emblemática en el país por el volumen y calidad de sus producciones: "La actual cosecha la catalogamos de buena y cumpliremos con las entregas a la planta porque no podemos darnos el lujo de volver a traer la materia prima de otros países, sobre todo si podemos obtenerla en nuestras tierras".

En la sustitución de importaciones también participan varias cooperativas de producción agropecuaria, como la Revolución de Octubre, la 26 de Julio y la Paquito González, todas con aval suficiente para garantizar la calidad del tubérculo.

Según los especialistas, la papa prefrita producida por la planta de Ceballos es de similar calidad a la que se importaba, y tiene, además, menor costo de producción.

Para Arelys Figueredo Mesa, una de las obreras, quien es, además, secretaria general del sindicato, la receta del buen hacer está en la preocupación y constancia. "Aquí cada quien tiene bien definido lo que debe hacer, con disciplina, pues la mayoría llevamos varios años en la fábrica".

Carlos Gil Valdés, jefe de la planta, afirma que procesan unas 30 toneladas diarias como promedio, a lo cual se agrega la producción de puré, que desde hace un tiempo también comercializan en moneda nacional.

Compuesto por medio centenar de trabajadores, este colectivo avanza por la senda de la sustitución de importaciones. Poco a poco se las ingenia para siempre aportar más y aunque sus resultados apenas corresponden a un pequeño sector económico, la estrategia es válida para contribuir al esfuerzo de cada vez depender menos de afuera.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir