Innovador Ángel Luis Leira

El guerrero contra los gases tóxicos

JORGE LUIS MERENCIO CAUTÍN

GUANTÁNAMO.— Los innovadores y racionalizadores del hospital general docente Doctor Agostinho Neto continúan su loable faena encaminada a la solución de problemas tecnológicos en la instalación, que inciden en la calidad de los servicios y la salud de pacientes y trabajadores.

foto del autorLas innovaciones de este anirista contribuyen a la salud de pacientes y trabajadores.

Una de las últimas creaciones las aportó Ángel Luis Leira Ramírez, técnico en construcción, montaje y termoenergía con más de 30 años como anirista.

Leira Ramírez diseñó, construyó e instaló en la sala de oncología de la principal instalación médica de esta provincia, un armario (o caja) de flujo laminar encargado de la extracción de los gases tóxicos emanados de los citostáticos utilizados en el tratamiento a los pacientes enfermos de cáncer.

Nuestra sala carecía de ese equipo de reconocida importancia en la protección de la salud de pacientes y trabajadores. De ahí lo mucho que le agradecemos al innovador, expresó la licenciada en Enfermería Ziala Rodríguez Milanés, trabajadora de la mencionada área.

"Hace unos meses un trabajador del hospital me comentó la necesidad de disponer de ese equipo en la sala de oncología y de inmediato me dediqué a buscar la solución. Hice el diseño del aparato, luego lo construí y finalmente, con la ayuda de los carpinteros Reynerio Lamorut Montoya y Ernesto Lahera Cardona, lo monté. Eso fue en diciembre último y hasta el momento trabaja sin problemas", reseña Ángel Luis, quien destacó el apoyo de la administración del centro asistencial en la adquisición de los materiales necesarios, como el laminado y el extractor de gases.

Este creador de 72 años de edad, contratado desde el 2007 por el Agostinho Neto, es autor, además, de otros valiosos trabajos como el diseño y construcción de equipos para la extracción de gases en los laboratorios de toxicología y microbiología, en la sala de hemodiálisis y el área de preparación de medicamentos de la farmacia interna del hospital, según relata.

No es impensable entonces que Enrique Brooks Rouseaux, representante de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores en el colectivo, lo considere uno de los creadores punteros, entre los más de 200 afiliados a la organización en el Agostinho Neto.

Cuenta Ángel Luis Leira que sus vínculos con el centro insignia de la salud en Guantánamo datan de muchos años, cuando entre finales de la década del setenta y principios del ochenta, como trabajador del Ministerio de la Construcción, participó en la instalación del sistema de climatización y refrigeración de la cocina-comedor y la lavandería, en la central de esterilización y en otras áreas del hospital.

"Mi mayor empeño, antes de irme a descansar a mi casa con tranquilidad, es solucionar, de conjunto con otros compañeros, la evacuación adecuada de los gases generados en el área de elaboración y cocción de los alimentos", expone finalmente con humildad.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir