Ahorro en salud pública

Derrochar el tiempo con el paciente

José A. de la Osa

Cuando le pregunté en La Habana a una especialista en Pediatría cómo a su juicio podrían los médicos, desde su quehacer cotidiano, contribuir al ahorro necesario a que nos convoca el país sin lesionar la más calificada asistencia, respondió sin vacilar: "¡Derrochando!"

Pero "derrochando tiempo cuando brindamos atención a los enfermos", aclaró la doctora Longina Ibargollen Negrín, directora nacional de Salud Materno-Infantil del MINSAP. Dedicándoles el tiempo requerido, dijo, cuando aplicamos el llamado método clínico —sustentado fundamentalmente en el interrogatorio y el examen físico—, mediante el cual es posible establecer un diagnóstico de certeza en un alto porcentaje de pacientes.

Sin desconocer el uso de las nuevas tecnologías, precisó, e indicándolas con estricto criterio médico, la práctica del método clínico evita, además, someter a los enfermos a exámenes innecesarios que, por otra parte, pueden originar perjuicios adicionales a la salud, o al menos molestias innecesarias.

En el prólogo al libro del profesor Eugenio Selman-Housein Abdo, Guía de acción para la excelencia en la atención médica, el también profesor Alberto Hernández Cañero, escribe: "No incitamos a la rebelión contra la tecnología de avanzada, sino en cuanto a su errónea ubicación en la secuencia del método clínico. Su indicación está en las pruebas o exámenes confirmatorios.

"No es ético, continúa diciendo, indicarlas solo por el interés científico, investigativo o económico, como sucede no pocas veces en los países capitalistas, sin un beneficio para el paciente. Hay necesidad en estos tiempos de elaborar programas educativos donde se consideren las nuevas tecnologías como herramientas útiles del método clínico, precisando sus indicaciones, riesgos y costos, y que en modo alguno sustituyen al médico".

Luego ahorremos también en salud pública "derrochando el tiempo" con los pacientes.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir