Con este hombre hay más leche y carne

GERMÁN VELOZ PLACENCIA

Por muy increíble que parezca, en los últimos años fueron desechadas en no pocos territorios todas las ricas experiencias que el Comandante en Jefe impulsó en los primeros años de la Revolución para desarrollar la ganadería con el uso de los avances científico-técnicos. Así, por ejemplo, la labor del inseminador, tan importante para lograr una reproducción óptima de la masa ganadera, prácticamente se convirtió en un oficio en extinción.

No es posible que la ganadería crezca en Cuba si no se optimiza el uso de la inseminación artificial para aumentar el por ciento de gestación y lograr mejoras genéticas en la producción de leche y carne.

Foto del autorLa primera cría por inseminación artificial: vigorosa desde el nacimiento mismo.

En la Cooperativa de Crédito y Servicios Pedro Díaz Coello, del municipio Calixto García en Holguín, gana terreno la recuperación de estas ideas de Fidel, y la visión renovadora de la junta directiva asume el mejoramiento genético como una de las vías para insertar la cooperativa en el grupo capaz de llegar al millón de litros de leche.

René Santiesteban, presidente de la CCS Pedro Díaz Coello, ha emprendido una campaña personal con sus homólogos en el municipio y la provincia para que aprueben la plaza de técnico en reproducción.

"En algunos lugares dicen que no tienen dinero para pagarle; en otros, que todavía no es necesario. Pero no saben las posibilidades que están perdiendo.

"Si queremos que el ganado en manos de los campesinos tenga más calidad, no hay otra vía que el mejoramiento genético, porque en estos momentos abundan los cruzamientos consanguíneos, un atentado contra la obtención de mayor cantidad de leche y carne.

En su opinión, quien no aprovecha a los graduados de los cursos impartidos por las empresas pecuarias o no responde a las convocatorias para seleccionar a los posibles alumnos, simplemente está negando el desarrollo e ignorando el llamado urgente a elevar la producción de alimentos.

"Según nuestra experiencia, con un técnico en reproducción crece el patrimonio individual y colectivo en las cooperativas; y si es como Wilfredo, el que tenemos aquí, mejor mil veces".

NO FUE FÁCIL CONVENCER A LOS CAMPESINOS

"Desde que asumí la responsabilidad en agosto del 2009 hasta hoy, inseminé 36 vacas. Una parió, 15 están gestadas y 16 por confirmar. Pero el nacimiento de Lucero, un ternero logrado con semen de la raza Siboney de Cuba, ha embullado más a los cooperativistas y este año vamos a inseminar 400", cuenta Wilfredo Santiesteban Velázquez, técnico en reproducción de la CCS Pedro Díaz Cuello.

Decirlo resulta fácil, pero lograrlo es otra cosa, admite este hombre que habla sin rodeos y tiene el tiempo escaso debido a los intercambios diarios con los productores diseminados en una extensa área, la cual recorre indistintamente a caballo, en carretón, bicicleta o a pie.

"Antes de ir al curso sabía que encontraría resistencia porque soy de la zona y aquí se desconocía el procedimiento. Los campesinos están acostumbrados a la monta directa y lo peor es que casi siempre empleaban los bueyes de trabajo como sementales. Por eso quedan muchos animales feos y débiles".

Al terminar la capacitación sostuvo un encuentro con René Santiesteban, presidente de la CCS, y Alcides Sanz, jefe de reproducción de la Empresa Pecuaria Calixto García, y entre los tres elaboraron la estrategia de trabajo. El convencimiento con hechos y no mediante imposición, sería el camino.

"Lo primero fue realizar un levantamiento del ganado, campesino por campesino, con el fin de determinar las hembras listas para la reproducción. Ahí mismo clasificamos las gestadas y establecimos las posibles fechas de parto, para incluirlas en el plan de leche, explica Wilfredo.

"También determinamos las vacías y luego de hacer las consultas con la Empresa Pecuaria, decidimos aplicarles hormonas, según el peso y la edad.

"El estudio estuvo dirigido igualmente a establecer las características genéticas de nuestros animales y demostró que todos los que había en ese momento eran mestizos. No perdí tiempo y comencé a aconsejar el cruzamiento con líneas lecheras, principalmente con el Siboney de Cuba".

PERO LAS MIRADAS DE RECELO CONTINUARON

"Aquí la gente no entendía que las hembras deben lactar hasta los siete meses, en vez de dejarlas con los terneros casi por un año. Y mucho menos comprendían que es necesario provocarles el celo a los tres meses, comenta Wilfredo.

"Tuve que hacer una jugada lógica: me pegué a los tres productores que desde el primer momento entendieron la importancia del mejoramiento genético de los animales. Me permitieron diagnosticar las vacas y cuando determiné las que tenían vacías, aceptaron separarlas para darles el tratamiento que sugerí. A unas les dimos masajes, a otras les aplicamos hormonas. Uno de esos cooperativistas, Rafael Infante, es el dueño de Lucero".

"En mis consejos incluyo el tema de la alimentación, porque sin comida no hay vacas gestadas. Por eso, sembrar pastos es una prioridad de la junta administrativa de la CCS y creemos que podemos llegar a las 200 hectáreas de caña y kingrass este año.

"El trabajo para cambiar la forma de pensar de los cooperativistas es diario, en cada encuentro en el campo cuando hago un diagnóstico, debajo de una mata o al lado de un cepo. El día 13 de cada mes, en la reunión donde participan casi todos, se ha hecho costumbre darme un tiempo para intervenir el cual aprovecho para aportar conocimientos científicos sobre la reproducción".

El constante deambular de una finca a otra no le impide ser un hombre organizado. De acuerdo con una de sus sencillas libretas de trabajo, el 20 de enero visitó a Boris Dovales Borjas y a petición de este, diagnosticó 9 vacas. Dos tenían más de cuatro meses de gestación y el diagnóstico de otras dos fue dudoso. Las cinco restantes estaban vacías y les aplicó hormonas, manteniéndolas en observación durante las 24 horas posteriores.

En la hoja siguiente, los apuntes confirman que al concluir en los predios de Boris, marchó a los de Robiel Rodríguez, para examinar tres vacas y dos novillas.

"Como técnico de reproducción, respondo igualmente por la monta directa. Lo principal aquí es la adquisición de tres sementales por la CCS, dos de la raza cebú y uno Siboney, y la creación de igual cantidad de puntos de monta, todavía rústicos, pero con perspectivas de mejorar.

"Un grupo de campesinos ha ido adquiriendo sementales poco a poco, de manera que contamos con otros 43 de la raza cebú, razón por la que promediamos un toro por cada 15 vacas, aunque aspiramos a uno por diez, como lo recomiendan los expertos. Establecimos un acuerdo: quien tiene el toro padre, presta servicio a los que viven alrededor, lo que identificamos como agrupación por cercanía. Para medir el efecto, nada más hay que ver que ya nadie usa los bueyes como sementales.

"Para llegar al punto actual, hubo que romper el criterio de que donde hay bueyes aptos para montar, no hace falta otro toro, porque es un animal más para alimentar.

"Ahora tenemos en la cooperativa 651 hembras gestadas por inseminación o monta directa. Son 543 vacas y 108 novillas y conozco donde está cada una y cual será su descendencia genética. Productor por productor, llevo los matrimonios con Siboney de Cuba y con Cebú lechero, así como con el Cebú de carne, porque empezamos a fomentar la ceba, en la que ahora hay 340 cabezas.

"Los dueños escogen la vía para que sus vacas se preñen y la raza que desean. Pero no puedo dejar de alertarlos para evitar vacas o novillas vacías. El año pasado tuvimos 668 nacimientos, y eso puso la natalidad en un 80 %.

"Para el 2010 planificamos 700 nacimientos, pero estoy seguro de que vamos a irnos por encima porque cerramos el primer trimestre con 83% de natalidad.

"Los campesinos vendían las novillas a la Empresa Pecuaria y perjudicaban el reemplazo de las vacas viejas o afectadas. Ahora las compra la Cooperativa y les da atención; luego, si alguno desea una reposición, se le vende a un precio justo.

Wilfredo no necesita de empujones para asumir desafíos. Por naturaleza los busca, como hará ahora con las masas caprina y equina.

"Con la idea de obtener mayor rendimiento en carne vamos a aplicar la inseminación caprina. Como la Empresa Pecuaria nos garantizará el semen de la raza Boer y el instrumental necesario, estamos clasificando las hembras con las características apropiadas para el cruzamiento, que son las de más de 80 libras y tres partos como mínimo, es decir, que tengan el vientre desarrollado.

"Tenemos un coto equino que va a todo galope en la finca de los Pozo, una familia que siempre crió caballos. Entre todos los socios poseemos más de 500 bestias; sin embargo, nos proponemos elevar la calidad de los animales para que rindan más en las labores de la ganadería.

"Los vaqueros buenos —dice— usan sombrero y tienen buenos caballos".

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas | Especiales |

SubirSubir