INVESTIGACIONES     

(28 de agosto de 2010)

Al rescate del potencial “archivado”

ORFILIO PELÁEZ

Dos décadas después de ser uno de los especialistas principales del fenecido Programa de Desarrollo de Zeolitas en Cuba, el doctor en Ciencias Físicas Gerardo Rodríguez Fuentes, no vacila en ratificar las cualidades de ese mineral y su enorme abanico de aplicaciones en diferentes sectores de la vida nacional.

Fotos : Otmaro Rodríguez Según el doctor en Ciencias Físicas Gerardo Rodríguez, cien gramos de partículas del microbicida ZZ pueden purificar hasta 150 litros de agua.

"Desde que en 1988 la máxima dirección del país orientó introducir de manera acelerada los posibles usos de las zeolitas en la agricultura, construcción, medicina y otros campos, numerosos centros científicos se volcaron al estudio de sus propiedades, demostrando las ventajas de emplearlas como sustrato para el cultivo de plantas ornamentales, frutales y vegetales; suplemento dietético en la alimentación animal, aditivo de fertilizantes y cementos; así como tratamiento de residuales".

Llegaron a existir 33 grupos multidisciplinarios dedicados a este asunto, donde participaban especialistas del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC), el Centro de Investigaciones y Proyectos para la Industria Minero-Metalúrgica (CIPIMM), el Instituto de Ciencia Animal, el Centro de Investigaciones Geológicas, y otras entidades. En 1991 la producción nacional en los cuatro yacimientos disponibles alcanzó alrededor de 600 000 toneladas.

Realmente, enfatiza, logramos acopiar el máximo de conocimientos acerca de las cualidades de la zeolita, y creamos una verdadera industria, que en aquella época nadie tenía en el mundo.

Tan impetuoso auge condujo a que le llamaran públicamente el mineral del siglo, término que "no fue acuñado por los científicos", como aclara el hoy investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología de Materiales (IMRE), de la Universidad de La Habana.

SUEÑOS POSTERGADOS

Según el doctor Gerardo Rodríguez, el uso masivo de las zeolitas y los niveles de extracción decayeron considerablemente con el periodo especial, al agudizarse los problemas con su transportación, y la necesidad inaplazable que tuvo el país de invertir en sectores de mayor prioridad.

Fotos : Otmaro Rodríguez El disponer de jarras domésticas con un sistema de filtros basados en la zeolita natural purificada y modificada evita hervir el agua para el consumo humano, y contribuye al ahorro de electricidad.

Dificultades asociadas a la baja calidad del mineral entregado, y otros inconvenientes, contribuyeron de manera adicional al significativo decrecimiento de la demanda.

Todo ello, precisó, condujo al lamentable "engavetamiento" de muchos resultados científicos de-sarrollados a partir de las zeolitas y validados en la práctica, que en las condiciones actuales valdría la pena retomar para bien de la economía nacional.

Citó el caso de los fertilizantes zeolíticos mezclados —muy eficaces para incrementar los rendimientos del maíz, los frijoles, el tomate, sorgo, caña de azúcar, papa, plantas aromáticas, y otros cultivos— cuya fabricación en Cuba (la tecnología fue transferida a México) se redujo significativamente.

Obtenerlos nuevamente y emplearlos en viveros y parcelas de los pequeños agricultores sería de suma utilidad para incrementar la producción de alimentos, acotó.

Igual sucede por ejemplo con la Colestina, un aditivo empleado en la dieta de gallinas ponedoras, pollos de engorde, y cerdos, capaz de reducir el contenido de grasas y colesterol en carnes y huevos, o las tabletas antidiarreicas para adultos Enterex, primer medicamento basado en zeolita natural registrado en el mundo, obtenido por el IMRE en colaboración con los Institutos de Gastroenterología, y el de Farmacia y Alimentos.

Lo paradójico del caso del Enterex, explica el doctor Rodríguez, es que se trataba de un proyecto del Ministerio de Salud Pública, y la IMEFA lo produjo y comercializó en la red de farmacias hasta el año 1999. A pesar de sus buenos resultados en el tratamiento de las diarreas dejó de fabricarse y nunca supimos las razones, indicó.

Menciona, además, los sistemas de purificación de agua ZZ para consumo humano y animal, basados en la zeolita natural purificada y modificada, con sales de zinc.

Validado en instituciones de reconocido prestigio, como el Instituto Finlay, y el de Medicina Tropical Pedro Kourí, se trata de un potente microbicida de amplio espectro, que elimina las Pseudomonas, Shigella, Salmonellas, Escherichia coli, Vibrio cholarae, quistes de Giardia, y muchos otros microorganismos, contaminadores del preciado líquido.

Esta tecnología, explica el especialista, no solo garantiza la máxima calidad del agua desde el punto de vista microbiológico, sino que también puede ser una alternativa viable a la acción de hervir el agua y contribuir al ahorro de energía eléctrica.

Para ello el IMRE creó, junto con el Instituto Superior de Diseño Industrial, un modelo de purificador doméstico, mediante el cual el agua comienza a ser filtrada al momento de llenar el depósito directamente de la pila.

De acuerdo a la experiencia acumulada, una bolsita de 100 gramos de partículas de ZZ situado dentro de la jarra puede purificar hasta 150 litros de agua, sin necesidad de cambiarla.

En opinión del doctor Gerardo, constituye una solución de bajo costo para muchos países pobres, lugares apartados, zonas devastadas por desastres naturales, o en escenarios de conflictos bélicos.

Más allá de esta aplicación, el sistema ZZ tiene un enorme potencial económico y de beneficio a la salud, pues a partir de él es factible, y de hecho se ha logrado producir a pequeña escala, ungüentos, tabletas para combatir infecciones vaginales, cremas dermatológicas, polvos antimicóticos, y hasta un novedoso fármaco en desarrollo, destinado a controlar la diabetes.

Urge entonces ir al rescate de tan promisorio caudal de impactos. Los tiempos que corren no admiten mantenerlo archivado.

Ir al inicio

Subir